Únete a los más de 15,000 seguidores de IMP

electronica-news.es
FAULHABER GROUP

Sin micromotores la logística global estaría perdida

Siempre más, siempre más rápido, siempre más lejos, todo tiene que llegar en el momento adecuado al lugar correcto. El ciclo global de productos mantiene viva la economía y es un desafío para todos los implicados. Esto solo funciona utilizando la automatización extensiva dentro de la cadena logística, algo impensable sin un ejército de micromotores de alto rendimiento. Generalmente estos motores tienen que generar fuerzas considerables en condiciones extremadamente reducidas y, sobre todo, deben trabajar con fiabilidad en funcionamiento continuo. Por esto los accionamientos de FAULHABER se encuentran frecuentemente en estas aplicaciones complejas.

Sin micromotores la logística global estaría perdida
El robot logístico Toru

A pesar de sonar parecido y estar estrechamente relacionados, el término "logística" no tiene la misma raíz del griego antiguo que la palabra "lógica" sino que viene de la jerga militar francesa. Desde el final de la Edad Media el "maréchal de logis" (el intendente) era el responsable de proporcionar a las tropas de marcha y de combate un lugar donde dormir y descansar. Las tareas del intendente aumentaron con el tiempo y comenzaron a ampliarse a muchas otras áreas de la cadena de suministro. Lo que comenzó siendo simplemente proporcionar "logis", es decir, alojamiento, se convirtió en una logística militar extremadamente compleja.

Originalmente los intendentes pertenecían a la caballería dado que la transmisión de la información ha sido siempre clave para la logística. Hasta el siglo XIX los caballos se utilizaban para llevar la información con la mayor rapidez posible. Hoy en día las ondas electromagnéticas que se propagan por el éter y por cables realizan esta tarea de una forma más rápida. Actualmente los grandes volúmenes de datos se transmiten por cables de fibra óptica que forman la columna vertebral de la red de logística global. Los cables transmiten la información necesaria mediante señales de luz, desde un pedido en línea hasta la producción ajustada compartida en fábricas inteligentes para entregar a domicilio.


Sin micromotores la logística global estaría perdida
Robot Toru

Conexiones con precisión nanométrica

Deben unirse dos cables de fibra óptica fibra a fibra. Este es un trabajo extremadamente delicado ya que cada fibra óptica es tan delgada como un cabello humano. El núcleo óptico es incluso más delgado y tiene un diámetro de solo cinco micras.

Cuando dos fibras ópticas de estas características se juntan, los dos extremos deben alinearse con precisión entre sí para que la señal se pueda transmitir limpia y sin deficiencias. En las zonas de construcción la alineación precisa se realiza con pequeñas máquinas móviles. Los distintos extremos de fibra se cortan primero a medida con un corte exacto a 90 grados, se retira al aislamiento de protección y se colocan a continuación las fibras en el dispositivo. El dispositivo alinea de manera automática y precisa los dos extremos entre sí en tres dimensiones para que las caras planas de los extremos se unan con precisión. Se sueldan y se vuelven a aislar. De esta forma se garantiza la conexión entre las fibras y la circulación sin obstaculizar las señales. La alineación con precisión nanométrica se realiza mediante accionamientos de posicionamiento de FAULHABER, como por ejemplo los micromotores CC de la serie 1524...SR, con reductor y husillo además de un codificador de alta resolución. También se utilizan aquí los accionamientos que trabajan con motores paso a paso de alta precisión.

Sin micromotores la logística global estaría perdida
Motores BXT

Alto grado de automatización en sistemas de almacén

Gracias a esta tecnología la fibra óptica puede transmitir las señales de un pedido digital a grandes distancias sin errores y a la velocidad de la luz. Los pedidos pueden ser enviados por un cliente final a una tienda online con la misma facilidad que lo puede hacer una fábrica a un proveedor. En ambos casos se activa todo un conjunto de procesos. Básicamente estos procesos hacen que los productos se recojan en unas instalaciones de almacenamiento y se preparen para su envío.

En la actualidad son cada vez más los pasos de trabajo realizados para almacenar los productos y luego retirarlos y prepararlos para su envío que corren a cargo de máquinas de almacenamiento y recogida automáticas, sistemas de transporte sin conductor y robots inteligentes de logística. Las máquinas controladas por ordenador reciben una orden de trabajo y se desplazan automáticamente a la estantería correspondiente para depositar o recoger un producto allí. Para que esto sea posible están equipadas, según el tipo de sistema de estanterías, con columnas de elevación, brazos o pinzas telescópicos que agarran y mueven los paquetes o las bandejas.


Sin micromotores la logística global estaría perdida

Sin micromotores la logística global estaría perdida
Robots de logística

A bordo de estos dispositivos automáticos no suele haber mucho espacio para los motores necesarios para accionarlos. Los motores se instalan normalmente de forma directa en los elementos de control donde, a pesar de sus dimensiones delicadas, estos motores tienen que levantar pesos considerables. La velocidad también es importante. En las enormes instalaciones de almacenamiento de las compañías de comercio electrónico se procesan diariamente muchos miles de pedidos, por lo que los distintos pasos involucrados en el proceso tienen que realizarse de manera rápida.

Precisión, potencia y velocidad

Una unidad típica de columna de elevación y pinzas utilizada en un robot tiene una unidad de accionamiento que consta de servomotores CC sin escobillas de la serie BX4 con controlador de movimiento (Motion Controller) y reductores planetarios de FAULHABER. Esta combinación utilizada en una columna de elevación, por ejemplo, garantiza la colocación precisa, la recogida exacta y los procesos fiables durante el funcionamiento continuo y con cambios continuos de carga. Los procesos automatizados se controlan hasta cierto punto mediante sistemas de cámaras. Los motores FAULHABER se utilizan también aquí para mover cámaras móviles de alta calidad.


Sin micromotores la logística global estaría perdida
Motor BX4

Tras recoger un producto este se deposita generalmente en una cinta transportadora o un transportador de rodillos que suelen tener desviadores, palas o empujadores para separar los distintos paquetes o elementos y dirigirlos hacia la ruta deseada. En grandes almacenes donde se transportan miles de paquetes procesados por hora en sistemas semejantes la velocidad de los sistemas de clasificación automática es un factor clave. Los desviadores deben moverse a la posición correcta en una fracción de segundo. Generalmente se utilizan para esta tarea los micromotores CC de la serie 2237...CXR y 2342...CR combinados con un reductor.

Sin micromotores la logística global estaría perdida
Motor CXR

Las tareas de transporte también se realizan con frecuencia con vehículos de guiado automático (AGV). Estos vehículos están equipados con módulos incorporados para gestionar su carga como palancas móviles, pinzas y pernos que aseguran que los objetos se fijen con seguridad durante el transporte. Todos los elementos móviles están equipados con un accionamiento.

Embalaje económico

Los objetos se transportan hasta la estación de embalaje donde se meten en una caja de envío. No obstante, en los sistemas modernos sería más preciso decir "donde se embalan en cajas de envío a medida" ya que las estaciones automáticas de embalaje utilizan sensores para detectar las dimensiones del objeto que se envía y montan una caja del tamaño adecuado a partir de una plancha de cartón. De esta forma no solo se ahorra material sino también costes de envío ya que los proveedores de servicios logísticos establecen sus tarifas según el volumen y el peso. El trabajo correspondiente de doblado lo realizan pequeñas palancas y palas de la máquina de embalaje. Los servoaccionamientos con controlador de movimiento integrado de FAULHABER son especialmente adecuados para mover estos elementos.

Si los paquetes están apilados en paletas para su envío tienen que estar sujetos con seguridad. Normalmente se utilizan cintas de plástico reforzado con fibras para esta tarea que se atan con las llamadas flejadoras. Estas herramientas tensan y sueldan la cinta de manera que se tensa contra la pila de paquetes y los sujeta de manera segura. También se pueden asegurar de esta forma posteriormente paquetes individuales. Dado que las herramientas son manuales el peso es un factor especialmente importante, cada gramo que se ahorre ayuda a proteger la salud de los trabajadores. Por esta razón los motores usados para el tensado tienen que ser tan pequeños como sea posible, como por ejemplo el sermovotor CC sin escobillas 3274...BP4. Con solo 320 gramos de peso puede alcanzar un par máximo de más de 1 Nm garantizando así que incluso las cargas más pesadas queden sujetas con seguridad.


Sin micromotores la logística global estaría perdida
Motor BP4

"Nuestros motores se utilizan en prácticamente todos los ámbitos de la cadena logística", dice Rolf Schmideder, Director de desarrollo de negocio en FAULHABER. "Nuestros accionamientos junto con los requisitos típicos de máxima potencia, velocidad y precisión con el mínimo volumen y peso son sencillamente la combinación perfecta. Además, la gama de aplicaciones posibles será incluso mayor si en el futuro se utilizan drones y robots para la entrega de paquetes sueltos".

  Solicite más información…

LinkedIn
Pinterest

Únete a los más de 15,000 seguidores de IMP